mapa
mapa
fondo
Crimen C/Medina
presenciaoff
Patrimonio
Aprende
tradiciones
fondo
titulo
imagen
La noche del 22 de febrero de 1889, doña Dolores Gómez y su criada Gervasia son asesinadas en su casa, que era también fábrica de jergas, en ausencia de don Facundo, esposo de la primera. A la señora le abrieron la cabeza con un hacha y a la joven Gervasia la degollaron.

El crimen conmociona al tranquilo pueblo, en el que sólo se producen algunas peleas callejeras o trifulcas familiares. Según las investigaciones posteriores, son acusados Ricardo Sánchez Almagro, de 53 años, casado con la Cuca y padre de seis hijas, quienes protagonizarán otra historia muy conocida en la ciudad; Agustín Martín Gómez, apodado el Cóquiles, de 35 años, y Francisco Martín Siages, de 21. El móvil del crimen fue el robo.

Durante meses, se celebra un largo proceso en la Audiencia Provincial, en el que se convoca a un jurado popular por primera vez en Salamanca. Los acusados son encontrados culpables y condenados a morir mediante el sistema de garrote vil. La Voz de Peñaranda, la prensa provincial e, incluso, la nacional se han hecho eco del horroroso crimen, del largo proceso y de la sentencia. Una vez conocida, comienza una campaña con el fin de pedir el indulto para los condenados, pero no es concedido.

Los reos son ajusticiados en Peñaranda el 18 de febrero de 1890. El lugar elegido para instalar el patíbulo es el Ejido, sitio en el que se celebraba el mercado de ganados, de mucha importancia para la villa en aquella época. Diez mil personas acuden a Peñaranda para presenciar tal acontecimiento. Desde ese momento, la localidad pasa a conocerse como la del Crimen de la calle Medina.
extremosuperiorscroll
bolascroll
lineascroll
extremoinferiorscroll