fondo
volver
tema Didactico
fondo
fondo
titular
bola
bola
multimedia
multimedia
Peñaranda de Bracamonte surge como una villa de mercado y trasiego de personas. La feria de los jueves ya funcionaba en el siglo XIV. En torno a sus tres plazas se alzan edificios de dos pisos, ya que lo propio era que en la zona baja estuviese el comercio y en la superior la vivienda. Hoy en día, y debido a los cambios propios de tiempos modernos, aparecen construcciones de tres pisos.

La plaza original de aspecto más rural e irregular es la de Agustín Martínez Soler. Está situada junto a la iglesia, donde se ubicaban las casas más nobles de la villa. Una de las casas más antiguas que ha pervivido es la fechada en 1718, la única que no está porticada; en su lugar, presenta un saledizo con vigas de madera.

El resto de casas, situadas en torno a la iglesia, tienen soportales adintelados con pies rectos formando pilares y columnas de granito. La construcción tradicional es en adobe o tapial encalado. En la parte superior abundan el ladrillo, las ventanas y puertas recuadradas en blanco y las vigas de madera. Estas casas carecen de sobrao en el piso superior, lo que nos indica su pertenencia a comerciantes más que a campesinos. En la parte posterior, la mayoría de ellas suelen tener un patio o corral.

La siguiente plaza, llamada de la Constitución, presenta un aspecto más o menos regular. Aunque modificada por las nuevas construcciones modernas, aún podemos apreciar su estado original, ya que el edificio del Ayuntamiento, del siglo XVI, mantiene sus arcos carpaneles, lo que le da un cierto toque artesanal de arraigo y personalidad. Son arcos realizados con sillares de piedra, propios de un edificio insigne. El resto de las casas están construidas en adobe, tapial o ladrillo y sus arcos son adintelados. Esta utilización conjunta de arcos de medio punto y dinteles define la plaza castellana.



Los edificios que perviven son modernos, pero en un primer momento fueron casas de mercaderes con su clásica división entre vivienda y comercio. Los pilares y columnas que encontramos pertenecen a distintas épocas, muchas veces rescatados de antiguas construcciones ya desaparecidas. En algunas se conservan cruces y símbolos. En este caso, destacan los pies derechos de madera sobre basa de piedra y zapata también de madera que perviven detrás de la iglesia, en la llamada calle de La Luz.

Los materiales más utilizados son el tapial, el adobe y el ladrillo con decoración geométrica, este último posiblemente de finales del XIX y principios del XX, ya que, además de la fuerte influencia mudéjar que pudo haber en esta zona. Además, en esta época es cuando se empieza a defender este material con carácter noble.

Al entrar en la plaza de España, el paisaje cambia a un espacio más urbano, de aspecto más ordenado y regular. Esta plaza comenzó su modificación en el siglo XVII, cuando se traslada la sede del ayuntamiento al actual edificio del Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Llama la atención el templete de música, propio de un lugar dedicado a fiestas y celebraciones. Las casas también han sido muy modificadas, pero se siguen conservando las construcciones en ladrillo visto con decoración geométrica. Los pilares y columnas han sido rescatados de antiguos edificios, aunque continúan manteniendo su estructura medieval de basa, fuste y, en este caso, capitel en lugar de zapata. Incluso aquí, se pueden observar columnas de hierro propio del siglo XIX. Esta zona se caracteriza por la aparición de cafés como lugar de reunión social, un comercio de lujo, como la farmacia, las joyerías y los jardines para pasear.

flecha Orígenes
flecha Técnicas y materiales
flecha Arquitectura popular
flecha Decoración y significado